Toparnos con un plato que nos hace sentir niños mientras que lo disfrutamos como adultos es una sorpresa que merecer ser anunciada.

De niños queremos ser grandes. De grandes queremos ser niños. Aunque el sentimiento es el mismo, los viejos llevamos ventaja a los pequeños: sabemos lo que es ser niños (experiencia), mientras que ellos no saben sentirse viejos. Por eso, cuando tenemos un golpe de suerte, algo nos transporta a la infancia, a ese lugar donde fuimos felices alguna vez y por un instante nos colamos, diría Cortázar, por un intersticio de la realidad, a la niñez.

Uno de los portales más eficientes para viajar al pasado es la comida. Nos pasamos buscando aquel bocado que nos recuerde el momento exacto en que probábamos nuestro platillo favorito preparado con las amorosas manos de la abuela o de mamá. Y somos felices por un instante.

Por eso, toparnos con un plato que nos hace sentir niños mientras que lo disfrutamos como adultos es una sorpresa que merecer ser anunciada. En  Gastronomía La Torre, en el segundo piso del mercado gastronómico herediano La Fortina encontrarás ese plato que te hará feliz.

Mac and cheese

Para los niños y para volver a ser niños: Mac and cheese. Foto: Eyleen Vargas.

Y si no sos aficionado al mac and cheese, hay una pizza que me gustó mucho: con aguacate, de buen sabor la masa, quemadita, con peperoni, salsa roja y un tamaño goloso para uno o para compartir si son frugales.

Una buena pizza con aguacate

Una buena pizza con aguacate. Foto: Eyleen Vargas.

Además, hacen su pasta fresca, sus panes y otros platos relacionados con la comida italiana, sin dejar de agregar a cada receta la creatividad y los productos cercanos.

El lugar es abierto, ventilado y está en centro de Heredia. ¿Qué más necesitás para ser feliz? ¡Buen provecho! Y buen viaje a los recuerdos.