Por Alberto Gatgens, periodista gastronómico

republicaindependiente@gmail.com

La influencia cultural de México sobre el resto de los países de la región es enorme. México es un gigante cultural. Su cine, televisión y música dan sobradas pruebas de esta afirmación. Y la comida no se queda atrás. Al contrario.

México tiene una notable tradición gastronómica: tiene costas en ambos mares, sierras, valles, llanuras, climas y temperaturas, además de diferentes tradiciones: las prehispánicas y la influencia de los colonizadores.

Todo eso se amalgama en un crisol de sabores únicos, irrepetibles, vibrante. Así es la comida popular mexicana. Sin embargo, aunque nos gusta mucho, y sí que hay oferta gastronómica mexicana, no toda termina de convencer.

¿Por qué? Algunas veces está demasiado adaptada al gusto promedio de cierto comensal vallecentralino: tiene que ser plana, sin mucho matiz. Esto, por dicha, está empezando a cambiar con la gente deseosa de probar sabores lo más auténticos posible, en parte porque ahora hay más información y oportunidades de viajar. El otro problema es el costo.

Cazuela de queso fundido con chorizo.

¿Vale pagar ¢1.000 o hasta ¢1.500 por un taco, a veces un tanto escaso? La respuesta es obvia. Esto es una “gurmetización” de la comida popular. Puede que de lejanas latitudes la comida popular pueda considerarse exótica y cobrarse así, pero de un taco, cocina de nuestro vecino México, es difícil justificar.

Por eso, cuando un lugar combina la buena calidad del producto con un precio correcto, hay que reseñarlo. Esa es la apuesta de La Tacopedia, un colorido restaurante de comida mexicana que se ubica en La Sabana, 400 al oeste de La Princesa Marina.

La Tacopedia es el emprendimiento de una pareja de esposos salvadoreños-mexicanos, Daniella Arias Rank y Mauricio Suvillaga Pontones. Ella se encarga del mercadeo y de la administración del negocio (además de cuidar a su hijo e inculcarle el amor por la cocina) y él de guiar la cocina.

Por las vueltas de la vida, decidieron establecerse aquí y jugarse la carta de la cocina, pues Mauricio desde niño manifestó su inclinación por los fogones. Ha estudiado cocina y la apuesta del matrimonio es dar comida mexicana estilo casero, a precio justo, con sabores auténticos.

A La Tacopedia fui al menos media docena de veces antes de hacer esta reseña. Comprobé al máximo la constancia de la calidad y hoy no puedo más que seguir yendo cada vez que me antojo de tacos, de la cazuela de chorizo, de la quesadilla o de la gringa.

La Tacopedia me atrapó con sus promociones. Prácticamente tienen una todos los días: una taquiza de 8, una cazuela de queso y chorizo, dos medias sopas aztecas y dos bebidas naturales (aguas) por ¢11.000. Hay otras promociones, como la de 10 tacos por ¢5.500. Y así por el estilo.  Las promociones las publican en su muro de Facebook. Además, el tamaño de la porción es para complacer al más comelón. No hay pérdida.

Pero sí hay algo que es deber resaltar en La Tacopedia es el sabor. Y el más elemental es el de las tortillas, que son nixtamalizadas (las cocinan con cal, al estilo mexicano), lo que les confiere más flexibilidad y permanecer menos quebradizas. Frescas, suaves, con el sellado del sartén, son el principio y el fin de los tacos. Si la tortilla falla, todo lo demás no estará a la altura, pero sí la tortilla cumple, el resto de la comida se elevará. Y eso nos hará felices.

¿Qué hay de lo que va dentro del taco? A la altura de la tortilla. La cochinita pivil es mi favorita, porque esa carne mechada de cerdo con achiote tiene gran sabor, siempre está suave y se marida a la perfección con el culantro y la cebolla. Aunque el gran ganador del público el taco de carne al pastor.

Mi segundo plato favorito es la cazuela de queso y chorizo. Lleno de umami, con notas dulzonas, es una entrada imperdible del menú. Y las recomendaciones siguen. La gringa, la quesadilla…

En el video comparto mis impresiones sobre la comida de La Tacopedia. La comida mexicana es un fiel reflejo del alma mexicana: amplia variada, vibrante, popular, destacada, emprendedora… Descubrirla a través de La Tacopedia es una buena opción; por eso, al tan conocido grito de “¡Viva México, cabrones!”, yo le variaría, para esta crónica, “¡Viva La Tacopedia, cabrones!”

En mi muro de Facebook (Gastronomistacr) podemos interactuar más sobre comida. En mi Instagram (Elgastronomistacr) publico fotografías sobre comida que a veces son material para crónicas en este blog. Los invito a seguirme.