Esta receta me resultó fresca, rica, y satisfactoria: hice pollo tailandés, que habitualmente lo como con arroz, pero en esta ocasión aproveché un paquete de fusillis que aguardaban terminar su destino

Fusilli con pollo en salsa tai

Receta fácil que te saca de lo cotidiano.

Lo más habitual es que cuando pensemos en pasta, la relacionemos con salsa de tomate, bechamel, mantequilla o ajo. Sin embargo, las posibilidades son solo limitadas por nuestra imaginación.

Esta receta me resultó fresca, rica, y satisfactoria: hice pollo tailandés, que habitualmente lo como con arroz, pero en esta ocasión aproveché un paquete de fusillis que aguardaban terminar su destino.

El pollo lo hice en el wok, en la cocina china (quemador), con mucha cebolla, tomate, leche de coco, ajo y especias. El pollo que utilicé fue pechuga que corté en trozos. Más o menos fue así:

Ingredientes:

– Dos cucharadas de aceite vegetal

– Una pechuga entera en trozos

– Una lata de leche de coco

– Taza de leche regular

– Dos cebollas medianas en juliana

– Medio chile dulce en julianas o en brunoise

– Tres ajos majados o machacados

–  50 gramos de jengibre rallado

– Tres tomates grandes, bien maduros y firmes en trozos

– Unos 250-300 gramos de pasta tipo fusilli (tornillo), aunque se puede utilizar la que tenga a mano

-Curry o garam masala: entre una y dos cucharadas, según el gusto

– Sal, pimienta, orégano, canela, comino al gusto

– Un limón

Pasta con sabor fresco

No se quede con los sabores habituales

Procedimiento:  Se alistan los ingredientes, se enciende el fuego potente en una sartén amplia y de ser posible profunda. Cuando tenga buena temperatura se agregan las dos cucharadas de aceite y se sofríe la cebolla con el chile dulce. Cuando está transparente la cebolla se agregan los ajos, el pollo en trozos y el tomate. Se cocina todo junto por unos tres o cuatro minutos mientras se mueven los productos.

Se baja a fuego medio bajo y se agrega el curry o el garam masala, el jugo del limón y el resto de especias. Se mezcla todo y se agrega la leche de coco (agítela bien antes de abrir) y la leche de vaca. Salpimiente al gusto, tape y cocine por unos 15 minutos. La salsa debe quedar especita, cremosa y correr despacio por la cuchara.

En otra olla, ponga agua a hervir para la pasta, tápela para que hierva más rápido. Cuando hierba, agregue una cucharada de sal, agregue la pasta y mueve para que no se pegue nada en el fondo. Siga las instrucciones de cocción del paquete (generalmente entre ocho y 10 minutos), compruebe que la pasta está al dente y bien cocida; cuele, agregue un chorrito de aceite de oliva y remueva la pasta, así no se pegará aunque guarde pasta en la refri.

Mezcle las porciones de pasta según su deseo y disfrute.

Variaciones: esta salsa se disfruta también con brócoli, vainicas, zuquini. Si desea hacer arroz blanco en lugar de la pasta, también se disfruta, pues