Uno de los sitios a donde los pecadores de la picanha, el fuego y el carbón nos gusta ir a consumar nuestro acto es a Fogo.

Fogo en su nueva ubicación

Fogo en su nueva ubicación

La comida nos alegra, nos insufla vida y satisfacción. Nunca mejor dicho esto que el placer que nos produce el pecado de la carne.

Fuego, brasas ardientes, aceros filosos que rebanan la carne de un tajo, deleite, gozo, satisfacción, saciedad danzan en espadas que giran y giran en un ritual al que asistimos por nuestra voluntad.

En este video te muestro el nuevo Fogo, con su privilegiada vista y su sabor tradicional.