La Shawarma de Hassán está en Heredia, al frente de dos de los más grandes restaurantes de comida rápida del mundo. Pero Hassán no se inmuta. Él sabe que su comida vale lo mismo que un combo normal de ellos, es muy rica y más abundante. Por eso se ha hecho una clientela.

Sus sabores son los que uno espera de una shawarma: vibrantes, que despiertan el interés por el siguiente mordisco. El menú del restaurante es pequeño: las shawarmas, esos “burritos” de Oriente Próximo con la carne cocinada en el trompo (que le heredaron a los mexicanos hace unas décadas).

Y es jústamente el sincretismo de la comida lo que nos hace empáticos con muchos migrantes. ¿Cómo no apreciar la riqueza que nos aportan los que dejan su patria para vendernos su buena comida?

En este video, comparto con ustedes mi última visita a la Shawarma Hassán.